15 febrero 2012,
 0


Para quien no lo conozca o no tenga referencias de él, le garantizo que quedará sorprendido. Se trata de un paraje natural con formas muy singulares de piedras, quizás hayamos visto alguna imagen en películas del oeste o en el mismo Conan El Barbaro. Tradicionalmente se le han dado nombre a algunas formaciones: el aguilucho, el sombrerillo, la virgEN, el púlpito, las tortas etc. En la actualidad existe un centro de recepción del visitante (http://torcaldeantequera.com), donde podremos orientarnos en su visita. Es fácil perderse si nos salimos de los recorridos indicados. Tradicionalmente la ruta roja que recorre el Torcal alto, la ruta amarilla la más llamativa por las formaciones pétreas, su vegetación y sus rincones (ésta, últimamente tenía su recorrido restringido por conservación) y la ruta verde, la más corta y que forma parte de la anterior.

Se accede desde Antequera, lo más cómodo es preguntar en la zona de la Plaza de Toros o del parque, una vez en carretera pasamos por el “Nacimiento de la Villa” , manantial que abastece a la población de agua, desde aquí observamos la formaciones rocosas en lo alto, hay algunas rutas que nos permiten subir desde aquí a pie . Continuamos subiendo, llegamos a un desvío que nos lleva al centro de interpretación y un aparcamiento. Si llevamos poco tiempo, recomiendo un recorrido corto que pasa por delante del citado centro, seguimos por una vereda y subimos hacia las formaciones rocosas que nos encontramos a la izquierda, llegamos a los llamados “ventanillos” un inmenso corte desde dónde podremos contemplar las formaciones rocosas y al frete podremos ver en un día claro incluso la costa malagueña.

Por Maria Carmen Garcia Calleja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>