10 marzo 2013,
 0
En una noche de invierno, con la ausencia de las aglomeraciones de turistas con sus cámaras ocupando todas las calles; es un lujo perderse entre las callejuelas que comprenden el casco histórico de Ronda: callejones estrechos, las fachadas de las casas y palacios, sus plazas  e iglesias. Solo pasear tranquilamente y después si queremos tomar algo en alguno de los muchos restaurantes que nos ofrecen su gastronomía.
En la plaza Duquesa de Parcent, donde se encuentra el ayuntamiento y la iglesia de Santa María la Mayor podremos dejar cómodamente nuestro vehículo.

Por Maria Carmen Garcia Calleja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>